Firmado: X

Se podía oír a la muchedumbre enfervorecida, expectante por nuestra salida. Se amontonaban ansiosas en plena oscuridad a la espera de aquellos que reflejaban su afán patrio y sus sueños cumplidos. Era un día especial, para nosotros, para ellos y para toda Argentina. El calendario marcado en el 25 y las banderas invasoras en todos los balcones; muy ausentes el resto del año.

Amontonados en una pequeña sala, con la luz tenue de un candil y el húmedo frío de otoño. No recuerdo si llovía, estaba demasiado nervioso si quiera para recordar el barrio; ¡fue hace muchísimos años! Pero allí estaba yo con esos grandes que ahora forman parte de nuestra cultura; casi tanto como este día festejado.

Un tipo fuera dijo el nombre de mis compañeros. Esperábamos mientras me temblaban las piernas. Yo me sentía un iniciado y nunca había estado delante de tanta gente en mi vida. Intenté dejar la cabeza en calma y dejarme llevar, pero recuerdo que tuvieron que empujarme….

Repitieron sus nombres y salimos al escenario. Estaba todo encharcado y resbaladizo. Enfrente, cientos de personas que fijaron su vista en nosotros.

Sin previo aviso, sin reservar lo mejor para el final, empezó a cantar.

Ya el sol del veinticinco
viene asomando…
Ya el sol del veinticinco
viene asomando…
y su luz en el Plata
va reflejando…
y su luz en el Plata
va reflejando…

¡Oíd! Ya lo anuncia la voz del cañón.
Icemos al tope nuestro pabellón…

Y las campanas
mezclan sus alborotos
al de las dianas…

¡Viva la Patria!, se oye
y el clamoreo…
¡Viva la Patria!, se oye
y el clamoreo…
Y nos entra en la sangre
cierto hormigueo…
y nos entra en la sangre
cierto hormigueo…

Al pueblo, al gauchaje
hace el entusiasmo
temblar de coraje.

Y hasta parece
que la estatua ‘e Belgrano
se estremeciese…

Al blanco y al celeste
de tu bandera…
contempla victoriosa la cordillera…
contempla victoriosa la cordillera…

… Pa’ traerte laureles cruzaron los Andes
San Martín, Las Heras, Soler y otros grandes…
Y ya paisanos… ¡fueron libres los pueblos americanos!

Nunca hubo silencio.

Y juro que todos se volvieron locos. La gente no supo contenerse. Aplausos, rosas y lágrimas. Todas formaron un ente único que me hizo sentir algo parecido a un orgullo que yo nunca había vivido. No se confundan, yo solo soy un músico de carretera, apenas fui a la escuela…, menos conozco mi bandera; pero ahí en ese momento, comencé a apreciar los rostros que salían en todas las monedas.

Tuvimos que salir del escenario porque nunca jamás reinó el orden, la pasión había sido desatada, por hoy ya no se podía hacer nada….

Carlos y José salieron de allí riendo, disfrutando de su éxito, pero parecían inconscientes de aquello que habían provocado. Para mí fue algo que jamás se repetiría, y pienso que cuando te dicen que vas a comer el mejor plato de tu vida en realidad es muy triste, porque sabes que realmente jamás volverás a comer una cosa mejor que esa.

Durante muchos años me ha frustrado esta idea, porque realmente esa canción se hizo muy popular y a mí nadie jamás me dio bola con ello.

Y hoy veo en los periódicos que un tal Santiago Rocca en 1910, con fragmentos de la poesía “La Media Caña” que otro tipo llamado Domingo Lombardi había escrito, compusieron esa canción en 1896.

Rocca prefirió no hacer reclamos sobre su autoría ya que admiraba a Gardel. En el diario aparecía una declaración de Rocca comentando al respecto lo siguiente: “Como Carlos murió tal vez ignorando que fuera yo el autor de la música y fui en vida su amigo y admirador, nunca quise reclamar nada en homenaje a su querida memoria; él la popularizó así y que así quede para siempre.

Y ahora me doy cuenta de que todo este tiempo hubo un hermano que vivió lo que yo pero lo sintió al revés, y por eso quiero decir que ahora lo he superado, porque entiendo que hay cosas más grandes que yo de las que yo formo parte sin darme cuenta; algo así debe ser la nación…

Y por ello cuento esta historia pero hago lo siguiente.

Firmado: X


 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s